"Nacida en el mediterráneo" -La Vanguardia

Petit Bain es una marca de bañadores barcelonesa que apuesta por la confección local con materiales duraderos y diseños atemporales.

Andreu Tomás y Tatiana Cavelier se conocieron en una fiesta de unos amigos en común, en Barcelona. Tomàs quería emprender y contaba con connocimientos empresariales. Cavelier es una experta en moda, en especial en bañadores. Fruto de ese encuentro y después de algunos chapuzones nació la marca de bañadores barcelonesa Petit Bain, en febrero de 2019.

Acaban de lanzar su primera colección, pero explican que su firma no se va a mover por colecciones, sino por estilos. Tampoco creen en las modas pasajeras. Su compromiso es crear piezas de alta calidad, de diseños atemporales y pensadas para ser duraderas. Para la confección, han apostado por pequeñas fábricas de la Costa Brava.

Han empezado con una pequeña tirada de 1.000 unidades, repartidas en tres modelos (un bañador o dos biquinis), tres colores y tres tallas. "Son bañadores de líneas poco disruptivas, sencillos, pero con un toque especial gracias al brillo del tejido", señala Tomàs. El emprendedor asegura que se trata de "llicra italiana usada por marcas prémium". Los colores tampoco dejan indiferente: naranja tostado, azul eléctrico y gris volcánico.

La comercialización tiene lugar a través de la página web de la marca y redes sociales. "Para más adelante tenemos previsto empezar a colaborar con tiendas físicas multimarca", avanza Cavelier. Con uno precios de 50 euros para el bañador y 54,5 euros los bikinis, el 67% de las ventas tienen lugar en España, un 14% en Fancia y otro 14% en Italia, todos ellos países bañados por el mediterráneo.

La marca ha puesto hasta la fecha una inversión de 10.000 euros procedentes de recursos propios. "Estamos en fase de despegue aún", reconoce Tomás. Pero la pareja de emprendedores tiene grandes planes para Petit Bain: "Queremos llegar a más países, viajar a más playas preciosas, crear imágenes espectaculares y compartirlas con nuestros seguidores", señalan. Más adelante también planean lanzar una línea de bañadores para hombre.

El tejido es italiano y la confección se realiza en pequeñas fábricas de la Costa Brava.

El 67% de las ventas tiene lugar en España, un 14% en Francia y otro 14% en Italia.

Artículo original aquí.